Los Hijos De Cronos


La compleja matriz personal desde donde nuestra realidad psicológica se desarrolla y opera, es el fruto de la combinación de una serie de factores psicológicos, desde donde una mente deberá lograr las debidas distinciones y decisiones con las que hemos de relacionarnos en la vida. Así, tenemos que una persona experimentará a lo largo de su existencia, una serie de eventos definitorios que irán configurando una especie de caleidoscopio personal que determinará mediante diversos niveles jerárquicos nuestra capacidad de experimentar y organizar su realidad. 

Una debida interacción personal con esta matriz supone un trabajo interno que nos permita emeger con una mente clara y sus aspectos psico-emocionales debidamente comprendidos e integrados. Esto parecería un trabajo de titanes si fuésemos a utilizar medios convencionales y no necesariamente se tendrían los resultados esperados pero es aquí donde contamos con un modelo radical que nos ofrece una visión holísitica para asumir éste reto. Así, cuando se trata de la mente, lograr una perspectiva completa nos da por resultado la debida escala de percepción y comprensión sobre un objeto de atención y desde donde se colapsan aquellas estructuras que no son más necesarias o problemáticas.


Desde la perspectiva de la facilitación del cambio, nos apoyamos para lograr estos resultados con un singular modelo o mapa que da pie a lograr estas completas perspectivas y que son los siete días de la semana o para mayor precisión, el sentido etimológico y ancestral de estos días, quienes son conocidos como los hijos de Cronos.


La base de este trabajo se va a lo largo de un modelo de ciclos de vida con siete fases siendo que cualquier situación que se experimente en la vida se sostiene a lo largo del tiempo; todo nace, se sostiene y termina y en esta dinámica se esconde y revela nuestro ser auténtico. Así, es que nuestra comprensión de las personas o grupos está alineado en ello, querámoslo o no.

El día sábado representa el inicio de un ciclo de vida o el ciclo en su totalidad. Saturno o Cronos nos informa sobre los requerimientos de aquello que se esta estudiando. Un aspecto traumatizado de la persona, por ejemplo, requiere cierto grado de resolución o comprensión para sanarse. Una interacción humana se basa en las necesidades de cada persona, un proyecto u empresa demanda tener requerimientos claros previo a la ejecución y así, esta etapa del ciclo, tal como lo sugiere la matemática del caos, establece las condiciones iniciales desde donde todo un sistema se desarrolla.

Del domingo, mejor entendido desde el paganismo como el día solar: Sunday o Suntag, logramos la comprensión sobre todo aquello que son los conceptos desde donde comprendemos algo. Percepción es proyección y es en esta etapa del ciclo, que aquellas percepciones que a través de traumas, aprendizajes, experiencias hemos logrado, serán la forma en que entenderemos el mundo y proyectaremos nuestro entendimiento, sea este completo o no, sea útil o autodestructivo. 

El proyectar algo entonces, requiere una pantalla para que esta nos retroalimente on su reflejo o reaccione en consecuencia. Lunes, como el día representando a la Luna juega éste rol y nos permite entender como es que el mundo responde a como lo veo. Esta retroalimentación opera en niveles tanto sutiles como burdos y la interacción entre la luna y el sol dan entonces un juego caótico de atractores en la vida. Una relación de pareja ejemplifica esta dimensión, como también la relación entre un líder y su equipo, entre mi ser y un problema o trauma.


Cuando tenemos al sujeto y objeto bailando en un contexto mayor, tenemos que explorar el territorio en el que esto opera. Esta percepción y todo lo relacionado a ella, se entiende revelado por Marte, el dios de la guerra, la cacería y más importante el terreno. Una debida comprensión de los contextos involucrados en una relación de opuestos nos da la debida flexibilidad para salir avante a ellos.


Explorar las causas del anterior embrollo, nos lleva a conectar con el mensajero de los dioses, Mercurio o miércoles. Es aquí donde un sistema además de operar entre dos aspectos y en un terreno tuvo sus orígenes en algún lado. Explorar las causas últimas de algo nos ofrece información profunda y significativa de aquello que la persona requiere resolver u optimizar. Teniendo esta perspectiva cubierta, podemos decir que el sistema de atractores (domingo y lunes) están debidamente comprendidos y es ahora que podemos proceder a la siguiente fase del ciclo.

Júpiter o Zeus, se relacionan al jueves y como el mismo Dios del Rayo, esto nos ofrece entender la dirección a la que avanza nuestro sistema. Esto también se refiere a la visión que podemos o no lograr y las operaciones o esfuerzos que involucramos para esto. Una debida observación de las etapas anteriores nos llevan en esta a lograr predicciones de lo que pudiese pasar en el corto, mediano y hasta largo plazo. Es en esta etapa en la que las estructuras limitantes que vivimos se arraigan y sirven a valores superiores, de manera sana y a veces no tanto. 

La culminación de todo llega en Viernes, que es Venus, la belleza que está en el ojo de quien observa. Es aquí donde se aprecia el resultado de algo, se bueno o no. En un sentido natural de las cosas, esta fase representa el cierre o muerte de algo. Frecuente es que resistamos llegar a esta etapa y no es menor entonces, el grado de neurosis que se genera. Poder cerrar ciclos debidamente es un arte y fuente de gran fuerza vital ya que la energía que se invierte en el ciclo queda liberada. Tal vez puedas relacionarte con el alivio que se siente al cerrar un ciclo y lo desgastante que es mantener algo que ya no sirve o genera problemas.

De esta exploración breve e inicial, es importante también señalar que desde la perspectiva de la mente, hay un elemento esencial que a esto se relaciona y es el trauma. La forma y calidad de como experimentemos cada una de estas perspectivas o todas en su conjunto se relacionan a estos momentos definitorios que vivimos. Cuando utilizamos este modelo, podemos detectar en cada persona la etapa del ciclo o perspectiva aquellas limitaciones que necesita atender y así, se ofrecen los procesos adecuados.


Sabia, es la virtud de conocer el tiempo y así dominar nuestra circunstancia. El poder personal emerge de la resolución de aquello que mora en el inconsciente y que opera dentro de estas perspectivas. Nuestro modelo de ciclos de vida entonces, opera como una plantilla de validez universal con la que se optimizan todas y cualquier área de necesidad de la persona u organización. Crear un ser auténtico, en el sentido de ser dueño de nuestras acciones y persona es el resultado de aprovechar este modelo e integrar nuestra sombra.


11 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Babel

La integración organizacional como fenómeno social se puede entender a partir de analizar la parábola de La Torre de Babel que como referente literario y metafórico nos indica de manera sugestiva que

Neurosis

La experiencia humana es una constante de fenómenos que nos obligan a ejercer nuestra capacidad de adaptación. Esta, desde la perspectiva psicológica, se relaciona con eventos que nos marcan de manera

Tempus Fugit

“Sabia virtud de conocer el tiempo…” Una de las señales sociales más notorias que revelan un trauma social en la cultura mexicana se observa en su relación con el tiempo, y esto se traslada a nuestra