Neurodiversidad

Dentro de la generalidad de la experiencia humana, tenemos una particular demografía cuyos rasgos particulares invitan a la reflexión debido a sus carácterísticas particulares, frecuentes y además debido a su poco conocimiento aunque muy relevante en términos del desarrollo psico-emocional y psico-social de las personas: la neurodiversidad.


Mi experiencia personal tiene como inicio la aparición a la edad de seis años, de una serie de razgos de conducta dentro de los cuales se observaban mayormente tics nerviosos expresados en movimientos involuntarios en la cara, piernas, expresiones guturales. En lo interno, tendía a obsesionarme en efectuar patrones de observación que demandaban una distracción psiquíca en relación a lo que el momento me demandaba y para lo que me veía obligado a invertir un gran esfuerzo mental para contenerlas o interrumpirlas. Muy pocos años antes, mostraba ya también alguna tendencia a dedicarme con gran enfoque y curiosidad al conocimiento de ciertos temas, en particular todo lo relacionado con el espacio y la exploración espacial realizada al momento, hoy esto es así y enfocado a muchas otras áreas del conocimiento. Desde muy temprana edad había ya señales de una tendencia a ser reclusivo, poco social y muy alejado de la convencionalidad de los "normales", siempre he sido raro y la interacción social es uno de los retos para mi. A lo largo de los años, tuve que aprender a vivir sabiéndome muy diferente a los niños de mi alrededor, en constante conflicto con mi experiencia corporal y grandes resistencias o dificultad para las relaciones interpersonales. Los efectos en el desarrollo de mi personalidad y disposición para interactuar con el mundo fueron contundentes y marcaron el devenir de mi vida con grandes retos, según la etapa y situaciones con las que me ha tocado vivir.

No sería hasta alrededor de los 21 años que fui diagnósticado con Síndrome de Tourette y tadavía más tarde, descubrir que esta expresión de la neurodiversidad implicaba también una serie de razgos ligeros propios del espectro autista, propiamente Asperger. Viendo en retrospectiva como he llevado en lo personal mi vida y los logros que he tenido, y retos remontados, es que me considero una persona neurodiversa altamente funcional, condición aún más infrecuente, considerando la alta tasa de problemas de salud mental, suicidio y dificultades profesionales que acompañan a esta demografía. También, tengo que confesarlo, esto no me ha sido ajeno y hace ya varios lustros y con mucho trabajo personal, lo he remontado para lograr lo que considero un estado del ser auténtico y gozando la expresión de mis talentos en las actividades que más me satisfacen.


Para comprender lo que es la neurodiversidad, hay que romper con el modelo médico que dice que aquellas personas que expresan, a partir de su neurología, conductas ajenas a la norma social, presentan un problema neurológico y en consecuencia, hay que "arreglarnos". Nada más érroneo y lastimoso cuando quienes pertenecemos a este grupo social, somos personas que operamos con grandes talentos y dones en aquellos contextos en los que se dan condiciones para ello. Es la neurodiversidad aquella condición de nacimiento que presenta una operación neurológica distinta al resto de las personas. Es así, que este distintivo busca abrir un espacio de diálogo social, enfoques de investigación y desarrollo de políticas públicas, modelos educativos y tantas formas más que permitan que esta expresión de diversidad pueda lograr expresar su potencial, crear su propio marco de relaciones y evitar caer en patologías que generalmente surgen de la dificultad que el mundo alrededor representa en un gran rango de dinámicas sociales.


De esta demografía, tenemos un amplío rango de neurodivergencias que generalmente consideran: espectro autista-asperger, síndrome de tourette (tics nerviosos, TOC, TDAH, impulsividad), dislexia, dispraxia, dislalia, discalculia, entre otros. Todos estos, dependientes -aunque con excepciones como algunos casos de TDAH, dislexia y discalculia- de una organización de las funciones del cerebro que operan diferente al rango "normal" de la neurología. En mi caso por ejemplo, el tourette se relaciona de manera muy relevante con la capacidad del cerebro de regular la dopamina.


De unos años a la fecha, estas diferentes formas de operación neuronal se han ido visibilizando al ser de gran relevancia y presentes desde etapas muy tempranas del desarrollo al ser de manera natural condiciones limitantes cuando estamos expuestos a la experiencia de aprendizaje o en el desarrollo de habilidades pro-sociales. es así, que la neurodiversidad surge también como una iniciativa en algunos sectores en países como el Reino Unido, en donde se busca a cohesionar la comprensión y apoyo a esta población, a través de políticas públicas, renovar modelos de enseñanza y poner al alcance de familias neurodiversas, los recursos y apoyos para fortalcer la experiencia del desarrollo de cada individuo y lograr así, las mejores capacidades de incersión social y aprovechamiento de talentos y estilos de vida.


En lo social, comprender y atender la neurodiversidad ofrece la posibilidad de darle respeto, dignidad y posibilidades a quienes por su condición, enfrentan retos de gran magnitud en sus vidas en todo sentido, también ofrece la posibilidad de enriquecer diversos espacios sociales al aprovechar talentos que propios de esta demografía, son de gran valor ya que tienen una tendencia a destacar en disciplinas como música, ciencias diversas, entre otras y como figuras relevantes tenemos a Mozart, Alan Turing, Temple Gradin, Stanley Kubrik, Emily Dickinson, Charles Darwin, Billie Eilish, Elon Musk y más. La vida encuentra en la diversidad las condiciones idóneas para prosperar y expandirse. Y así, también, la neurodiversidad como eje de formas neurodivergentes de ver y relacionarse con la vida, ofrece la posibilidad de enriquecer y crear las oportunidades para mejorar tantos campos de actividad humana. No hay ámbito de organización humana que no se vea profundamente afectado para bien, cuando desde la visión del colectivo se abren los espacios de colaboración y convivencia que son tan necesarios para quienes vivimos desde esta experiencia.


2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Babel

La integración organizacional como fenómeno social se puede entender a partir de analizar la parábola de La Torre de Babel que como referente literario y metafórico nos indica de manera sugestiva que